Que sea homenaje a nuestras madres, que han sido siempre trabajadoras, en casa y fuera de ella.

Que aprendieron de sus madres a luchar, algunas en el caserío, otras cosiendo, siempre intentando llevar adelante a sus hijos, con un poco más. Un poco más de amor, un poco más de comer, un poco más para vestir, o calzar mejor.

Las madres de aquí y de allá. Las de España, las de África, que no es un país sino muchos, con muchas mujeres que luchan por que sus hijos e hijas tengan una vida mejor.

O como las mujeres en Ucrania, que lo abandonan todo por salvar a sus hijos, esas también son mujeres luchadoras, porque hay que ser muy valiente, para dejarlo todo  atrás y seguir adelante sin saber a dónde te va a llevar el camino.

Por las que fueron luchadoras, por las que son luchadoras, por las que serán luchadoras.

Y por todos esos hombres que nos saben acompañar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.