Catarros, antibióticos y más

Catarros, antibióticos y más

¡Hola chic@s!

¿Habéis experimentado en vuestra familia ya los primeros resfriados y gripes?

Si es que no hay nada más común en invierno que esto, vamos, ¡ya nos extrañamos si no nos constipamos! Y es que entre nuestro estilo de vida, la alimentación, el frío que está haciendo este año, etc. no hay manera de librarse de caer en las garras de la temida gripe.

Pero, cuando te resfrías ¿vas al médico o a la farmacia?

Seguro que la gran mayoría de vosotros va a la farmacia y es que la mala costumbre de automedicarnos la vemos cada vez como más normal y no nos damos cuenta de los peligros que esconde esta práctica.

Por ello, desde Farmacia Altuna queremos hablaros sobre el peligro del abuso de los medicamentos.

Puede que más de una vez no hayas salido de la consulta del médico tan contento como esperabas porque crees que lo que te ha mandado no va a ser eficaz o que te lo ha mandado por poco tiempo...

Sin embargo, tu médico ha estudiado durante muchos años y sabe lo que hace, ahora entenderás por qué...

El mal uso de los antibióticos  hace que las bacterias que causan las enfermedades cambien y se vuelvan más fuertes ante el medicamento (se generan resistencias)  por lo que nos vemos obligados a tomar un nuevo medicamento o hacerlo durante más tiempo, alargando la enfermedad.

El problema comienza cuando realmente necesitas una medicación efectiva y, por culpa del mal uso de los medicamentos, las bacterias de tu organismo pueden con casi todos los antibióticos por la resistencia generada haciendo que los médicos tarden más en encontrar una cura, las consecuencias sean peores e incluso pongas en peligro tu salud y tu vida.

Por ello es tan importante acudir a tu médico para que te recete el medicamento correcto, en la dosis correcta y durante el tiempo correcto. Esto no quiere decir que no te puedas tomar un medicamento de autocuidado si tienes una patología menor , lo que queremos es concienciaros sobre lo importante que es NO ABUSAR de ellos, y acudir al médico en caso de que la patología se prolongue más días de los habituales y o empeoren los síntomas.